Dinastía Qing. La última dinastía china

Nurhaci – Hung Taiji – Shun Zhi

El yang de los Ming será sucedido por el yin de los Qing; su mensaje, que aludía a la ineludible sucesión cíclica de los acontecimientos, se convirtió en profecía.

De Shun Zhi a Kang Xi

El general Wu pidió ayuda a los manchúes, y los manchúes se quedaron en China. El memorándum elaborado por el papa Clemente XI malogra una oportunidad histórica de entendimiento.

 Yong Zheng – Qiang Long – Jia Qing

Qiang Long, junto con su abuelo Kang Xi, marca la época de mayor esplendor de la dinastía. Qiang Long  fue un emperador culto y sensible a cuya dedicación, esmerado cuidado y catalogación debe mucho el actual patrimonio artístico de China.

Dao Guang y Xian Feng

Las Guerras del Opio. Nunca sabremos cuál hubiera sido la deriva del gigantesco Imperio dejado a su suerte, cuál el signo de su latente revolución interior.

Ci An y Ci Xi

Ambas tramaron un inteligente y magistral golpe de timón a una zozobrante deriva política. Ci An y Ci Xi lograron gobernar en nombre de su hijo, el emperador Tong Zhi.

Tong Zhi

Fue la primera de las tres regencias de Ci Xi. China inicia el camino hacia la modernidad. Tong Zhi, con 16 años toma las riendas del imperio. Poco antes de cumplir los 19 y tras algo más de dos de un gobierno abúlico y decadente, muere sin dejar descendencia, no sin antes ratificar el regreso de las regentes.

Guang Xu

Su corta edad garantizaba una nueva y larga regencia, la segunda de las emperatrices viudas. Cixi acepta la modernidad de Occidente como un hecho incontestable. Guang Xu reorienta el gobierno hacia el conservadurismo y abandona los programas reformadores de Cixi, entre ellos la modernización de los ejércitos.

1894. La Guerra Sino-japonesa

Japón quería gobernar China para imponerse a Occidente. Guang Xu firmó una paz ruinosa y deshonrosa. El deshonor hizo mella en los chinos. Movimiento de los Boxers. Cixi retoma el poder imperial sustituyendo a un emperador sometido e incapacitado. Será su tercera y última Regencia.

Xuantong, el último emperador

Cixi arma a los Bóxers y se enfrenta a ocho potencias extranjeras.

1900, la Ciudad Prohibida es invadida, la Corte Imperial huye de Pekín. 1902, vuelve con un amplio plan de transformaciones entre ellas la instauración de una monarquía constitucional a la inglesa. 1908, deprisa y corriendo, y con la muerte en los talones, Cixi convierte a su sobrino Puyi en sucesor de Guang Xu que fallece el 14 de noviembre, Cixi lo hace un día después.

1911, Xuantong abdica a favor de la nueva República Constitucional. Fin de la dinastía Qing, fin del Imperio Celeste.

Anuncios